59 | Elena Córdoba: Soy una obstinada célula del corazón y no dejaré de contraerme hasta que me muera

(Comprar)

1
PENSAMIENTOS DE UNA BAILARINA QUE COMPRENDIÓ EL RITMO CUANDO MIRÓ UN CADÁVER
La desaparición del ritmo es la muerte. Yo me di cuenta de esto mirando un cadáver, mirando un cuerpo en el que el latido ya no existía. Desde que lo vi con mis ojos de bailarina romántica que nunca hizo caso al ritmo, le tengo mucho respeto. Desde que vi la ausencia de todo ritmo dibujado en el cadáver quiero acercarme al ritmo, quiero entenderlo y quiero entregarle mi cuerpo y mis movimientos para que los siga bañando en la vida.

Por eso quiero ser una obstinada célula del corazón y no parar de contraerme con un ritmo sostenido.

[…]

2
PENSAMIENTOS DE UNA BAILARINA QUE COMPRENDIÓ EL MOVIMIENTO DESPUÉS DE MIRAR UN CADÁVER
Desde hace años busco, a través de mi trabajo, acercarme a la carne, a ese misterio de que todo lo que somos sea algo blando y poco estable como es la carne, de que todo lo que somos sea algo sensual y corruptible como es ella. Después de mirar detenidamente un cadáver debía acercarme a la carne viva y a la carne muerta. No tenía escapatoria.

Pero como soy una obstinada célula del corazón, la única forma que tengo de acercarme a lo muerto es latiendo.

Y como soy una obstinada célula del corazón, para acercarme a lo muerto, me repito un verso del poeta Valente: ceniza tú, yo sangre.

[…]

Soy una obstinada célula del corazón y no dejaré de contraerme hasta que me muera es una aproximación al latido y a su ausencia, a lo vivo y a lo muerto, que forma parte del ciclo Anatomía Poética iniciado en 2008, un proyecto de creación y estudio sobre el interior del cuerpo, la historia de la anatomía y sus posibles desarrollos poéticos y coreográficos. Se ha creado al amparo del Teatro Pradillo y con el apoyo de la Comunidad de Madrid.

El tejido de esta obra se ha ido construyendo a través de mi diálogo con Cristóbal Pera, Oscar Dasí y Jaime Conde-Salazar. En el proceso me acompañan además Katsunori Nishimura y Nilo Gallego.

En este volumen de Pliegos de Teatro y Danza quedan recogidos dos textos escritos para acompañar mi trabajo en torno al latido y su ausencia. Podría decir que son la cristalización de dos años marcados por una obsesión: la comprensión de lo vivo después de haber observado el cuerpo muerto. El primero de ellos lo leí en diciembre de 2013 en el Teatro Pradillo dentro del ciclo La música en la escena, proyecto desarrollado por el Colectivo maDam y Claudia Faci. El segundo es la columna vertebral de la pieza de escena presentada también en el Teatro Pradillo entre los días 9 y 19 de octubre de 2014.

Soy una obstinada célula del corazón y no dejaré de contraerme hasta que me muera, creación de la coreógrafa y bailarina Elena Córdoba, se estrenó en el Teatro Pradillo de Madrid el 9 de octubre de 2014. En escena: Elena Córdoba (artista residente del Teatro Pradillo). Luz: Carlos Marquerie.

© Elena Córdoba

PVP: 5 euros + gastos de envío

Anuncios
Minientrada | Esta entrada fue publicada en Elena Córdoba y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s