60 | Carlos Marquerie: Entre las luces y las sombras: libertad

pliegos060_entrelaslucesylassombrasPRIMER MOVIMIENTO

La gran luz, o el descenso a los abismos acompañado de una extraña figura mitad mujer mitad hombre

I

Esa luz cegadora
acaso envuelva de falsedad nuestros actos
y así nos impida ver
esas otras pequeñas luces diseminadas en la oscuridad.
Esa luz quizá nos aleje
de lo que necesitamos;
de lo que queremos;
y de lo que intuimos, nos es difícil expresar y quisiéramos conocer.
Esta luz tal vez engendre
apariencias que nos deslumbran,
y esas apariencias perviertan nuestra relación con las cosas que nos rodean.
Cuánto placer perdido por no conocer todo eso,
que aun estando ahí
con tanta luz, siempre pasa desapercibido.

Parece que vivamos en un espejismo sin saberlo.

Así estoy,
en la encrucijada
perdido,
entre luces deslumbrado
y acechado por las dudas
como Dante lo fue por las fieras.
Y ahí estas tú,
mitad hombre mitad mujer,
más ángel que demonio,
más deseo que certeza.

[Y al sentir mi mirada,
tu cuello se erizó y tus parpados ocultaron
ese instante en que la mirada se vuelve reveladora.
Imaginé unos pezones diminutos,
fuertes y dorados;
mis entrañas ardieron
y el ángel se oscureció.
Luego, transcurridos unos instantes, te revolviste
produciendo un aire que me envolvió en tu intenso olor,
y a ciegas sentí
como turbada pasabas junto a mí].

Y así comenzamos este viaje
mi guía y yo
con rumbo incierto
y miedo por el destino
huyendo de la luz,
tras un rastro de sombra
en la esperanza de ver,
esos pequeños reflejos
que son aliento de vida.

© Texto: Carlos Marquerie

Entre las luces y las sombras: libertad se estrenó el 6 de marzo de 2014 en el marco del programa Intermitencias del asombro, comisariado por Ana Buitrago, dentro de la exposición Escenarios del cuerpo: La metamorfosis de Loïe Fuller, presentada en La Casa Encendida entre el 7 de febrero y el 4 de mayo de 2014.
En escena: Miguel Ángel Altet, Elena Córdoba, Oscar Dasi, María José Pire y Getsemaní de San Marcos. Música y sonido en directo: Nilo Gallego. Equipo técnico: Roberto Bardinelli, David Benito, Félix Garma. Realización del traje: Beatriz Marquerie, Roberto Bardinelli y David Benito. Texto, espacio escénico, iluminación y dirección: Carlos Marquerie. Una obra producida por Compañía Lucas Cranach, La Casa Encendida y Teatro Pradillo.

PVP: 5 euros + gastos de envío

ISBN: 978-84-96523-65-4

(Comprar)

Anuncios
Minientrada | Publicado el por | Etiquetado , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

59 | Elena Córdoba: Soy una obstinada célula del corazón y no dejaré de contraerme hasta que me muera

pliegos059_soy una obstinada.jpg1
PENSAMIENTOS DE UNA BAILARINA QUE COMPRENDIÓ EL RITMO CUANDO MIRÓ UN CADÁVER
La desaparición del ritmo es la muerte. Yo me di cuenta de esto mirando un cadáver, mirando un cuerpo en el que el latido ya no existía. Desde que lo vi con mis ojos de bailarina romántica que nunca hizo caso al ritmo, le tengo mucho respeto. Desde que vi la ausencia de todo ritmo dibujado en el cadáver quiero acercarme al ritmo, quiero entenderlo y quiero entregarle mi cuerpo y mis movimientos para que los siga bañando en la vida.

Por eso quiero ser una obstinada célula del corazón y no parar de contraerme con un ritmo sostenido.

[…]

2
PENSAMIENTOS DE UNA BAILARINA QUE COMPRENDIÓ EL MOVIMIENTO DESPUÉS DE MIRAR UN CADÁVER
Desde hace años busco, a través de mi trabajo, acercarme a la carne, a ese misterio de que todo lo que somos sea algo blando y poco estable como es la carne, de que todo lo que somos sea algo sensual y corruptible como es ella. Después de mirar detenidamente un cadáver debía acercarme a la carne viva y a la carne muerta. No tenía escapatoria.

Pero como soy una obstinada célula del corazón, la única forma que tengo de acercarme a lo muerto es latiendo.

Y como soy una obstinada célula del corazón, para acercarme a lo muerto, me repito un verso del poeta Valente: ceniza tú, yo sangre.

[…]

Soy una obstinada célula del corazón y no dejaré de contraerme hasta que me muera es una aproximación al latido y a su ausencia, a lo vivo y a lo muerto, que forma parte del ciclo Anatomía Poética iniciado en 2008, un proyecto de creación y estudio sobre el interior del cuerpo, la historia de la anatomía y sus posibles desarrollos poéticos y coreográficos. Se ha creado al amparo del Teatro Pradillo y con el apoyo de la Comunidad de Madrid.

El tejido de esta obra se ha ido construyendo a través de mi diálogo con Cristóbal Pera, Oscar Dasí y Jaime Conde-Salazar. En el proceso me acompañan además Katsunori Nishimura y Nilo Gallego.

En este volumen de Pliegos de Teatro y Danza quedan recogidos dos textos escritos para acompañar mi trabajo en torno al latido y su ausencia. Podría decir que son la cristalización de dos años marcados por una obsesión: la comprensión de lo vivo después de haber observado el cuerpo muerto. El primero de ellos lo leí en diciembre de 2013 en el Teatro Pradillo dentro del ciclo La música en la escena, proyecto desarrollado por el Colectivo maDam y Claudia Faci. El segundo es la columna vertebral de la pieza de escena presentada también en el Teatro Pradillo entre los días 9 y 19 de octubre de 2014.

Soy una obstinada célula del corazón y no dejaré de contraerme hasta que me muera, creación de la coreógrafa y bailarina Elena Córdoba, se estrenó en el Teatro Pradillo de Madrid el 9 de octubre de 2014. En escena: Elena Córdoba (artista residente del Teatro Pradillo). Luz: Carlos Marquerie.

© Elena Córdoba

PVP: 5 euros + gastos de envío

ISBN: 978-84-96523-64-7

(Comprar)

Minientrada | Publicado el por | Etiquetado , , , , , , , , | Deja un comentario

58 | Pedro Fresneda: No deberíamos salir nunca de aquí

pliegos058_nodeberiamosUna necesidad ancestral te incomoda.
No eres capaz de reconocerla.
Un pequeño malestar, una añoranza casi imperceptible.
Imposible identificar el origen de esta molestia.
No es que sea insoportable ni nada de eso, pero se trata de algo constante.
Buscas el origen.
Primero buscas en los asuntos externos, en el contexto.
Después en ti mismo.
Profundizas.
No encuentras nada y la molestia continúa.
Terminas por aprender a vivir con ella.
Como si se tratase de un compañero molesto que siempre te acompaña.
Pasa el tiempo.

* * *

Vale, es que, como siempre llegáis tarde, lo que quería deciros antes, cuando no estabais, es que, en el día día de hoy, por tratarse de lo que se trata, no asistirá a la fiesta de los tristes la estupidez. Ni la política, ni la mentira, ni la apariencia, ni la conveniencia, ni la salud, ni la precaución, ni el tiempo limitado, ni la felicidad cueste lo que cueste, ni el futuro asegurado, ni los preclaros, ni la paz de unos pocos, ni la vergüenza, ni las playas sin perros, ni las aceras humanizadas, ni los códigos éticos, ni la culpa, ni la responsabilidad ni por tanto los responsables, ni las medidas, ni las mediciones.

Hoy por supuesto tampoco serán invitados los límites, ni las líneas divisorias, ni los códigos de ningún tipo, ni la ley, ni el poder, ni la razón, ni los putos cronistas de las fiestas de los tristes.

Hoy únicamente los tristes, con su tristeza, y los decadentes siempre solos, hoy algún que otro equilibrista instalado en el extremo del extremo del equilibrio.

Hoy el extremo resultará un lugar seguro, hoy en la fiesta de los tristes nos colocaremos al borde y la caída será una posibilidad como otra cualquiera, pero eso pasará después, o no pasará, o pasará cundo nadie esté mirando.

© Pedro Fresneda

No deberíamos salir nunca de aquí se estrenó el 14 de marzo de 2014 en Teatro Ensalle de Vigo. Interpretación y creación: Raquel Hernández, Artús Rei y Jorge Rúa. Con texto, dirección e iluminación de Pedro Fresneda.

PVP: 5 euros + gastos de envío

ISBN: 978-84-96523-61-6

(Comprar)

Minientrada | Publicado el por | Etiquetado , , , | Deja un comentario

57 | La tristura: El sur de Europa. Dias de amor difíciles

pliegos057_elsurdeeuropa.jpgFragmento

Allí, esas tres islas pequeñas, están colocadas de tal forma que, cuando los barcos pasan entre ellas, se dice que los navegantes se tiran al mar. Que se lanzan desesperados, pierden la razón y mueren en el agua. La forma en la que están colocadas esas islas en el mar hace que los ruidos de los animales marinos, los gritos de las gaviotas y el ruido de los otros barcos se conviertan en algo que cualquiera podría identificar como el canto de una sirena. Es un efecto similar al de los teatros griegos, el sonido se multiplica en diferentes armónicos y los navegantes, muchos, se dice que se tiran al mar. Y se supone que se tiran, no porque las sirenas canten bien, sino porque ese canto imperfecto, agudo, extraño, que escucha el navegante, le obliga; le moviliza a saber más, a buscar la fuente misma de ese sonido. Y, bueno, se dice que las primeras voces que escuchamos, la primera voz de nuestra madre cuando estamos dentro de la tripa, se parece al sonido de las sirenas, porque es un sonido anterior al vocabulario, atravesado por los líquidos y por el agua. Y cuando te escuché en el teléfono después de tanto tiempo tuve la sensación de que siempre he seguido tu voz. Y cuando me has llamado siempre he ido. Cuando escuché tu voz pensé que eso era el hilo de toda nuestra vida juntos, que de alguna manera cuando escuchaba tu voz siempre he ido a buscar la fuente de ese sonido. Siempre he ido a buscarte.

El sur de Europa. Dias de amor difíciles, pieza de La tristura, se estrenó en febrero de 2013 dentro del festival Escena Contemporánea 2013. Este Pliego de Teatro y Danza se publica con motivo del ciclo «La tristura 2004-2014» en el Teatro Pradillo de Madrid, en enero de 2014.

En escena: Rafa Alberola, Itsaso Arana, Chiara Bersani, Javier Calvo, Nilo Gallego, Violeta Gil, Celso Giménez y Pablo Gisbert. Diseño de iluminación: Eduardo Vizuete. Arte: Ana Muñiz.

© Textos: La tristura

PVP: 5 euros + gastos de envío

ISBN: 978-84-96523-60-9

(Comprar)

Minientrada | Publicado el por | Etiquetado , , , , , , , , , , | Deja un comentario

56 | Pedro Fresneda: Imprudentemente deseé

pliegos056_imprudentementeMOMENTO II

Incendio

Raquel
Me hablas del asco y te digo incendio
Te miro a los ojos y te digo incendio
Te mueves, te revuelcas, corres, gritas, te excitas, lloras, brillas y yo te digo incendio.
Pasa el tiempo y el silencio.
No pasa nada e inquieto te giras hacia mí con los brazos abiertos,
como preguntando, pidiendo explicaciones, harto de esperar.
Entonces yo te digo incendio.
Vamos a quemar el mundo, decíamos, vamos a quemarlo todo.
Esperábamos el momento adecuado, esperamos y esperamos.
Queríamos que no quedase nadie dentro, ningún muerto amado, queríamos vaciarnos del todo.
Hasta no tener fuerza.
Estamos quemando nuestra vida a la espera de mejores incendios.
Estamos escribiendo sobre los papeles que debieron ser mecha,
bebiendo los licores que guardábamos para ser combustible,
bebiendo y escribiendo, hasta perder la vista, hasta perder el pulso, hasta ser incapaces de empuñar el fuego en nuestras manos.
Fuego frío el nuestro, fuego en espera, hasta no poder levantar la voz.

Artús
¿Tú me ves mejor? ¿Estoy mejor? Pues no. ¿Sabes cuando se te mete algo aquí?, no se te mete, está ahí y tú intentas… y ni para arriba ni para abajo. ¿Me entiendes? Mira.

Jorge
Es como asomarse al precipicio, ¿eh?

© Pedro Fresneda

Imprudentemente deseé se estrenó el 12 de octubre de 2012 en el Teatro Ensalle de Vigo, con Raquel Hernández, Artús Rei y Jorge Rúa y dirección de Pedro Fresneda.

PVP: 5 euros + gastos de envío

ISBN: 978-84-96523-59-3

(Comprar)

Minientrada | Publicado el por | Etiquetado , , , | Deja un comentario

55 | Carlos Sarrió: Nunca debimos empezar por ahí

pliegos055_nuncadebimosFragmento

Elisa siempre llora en el restaurante ruso. No sabemos si llora en todos los restaurantes rusos. Pero en el restaurante ruso que está en la Plaza de la Paja siempre lo hace. Es lo que nos explicó cuando comíamos allí y al final de la comida, mientras hablábamos de la infancia de nuestros padres, rompía a llorar y mientras lo hacía nos contaba que la primera vez que estuvo, ante lo cual dedujimos que esa vez era la segunda, también lloró. Y en esa primera vez, recordaba con voz entrecortada, lo hacía sin motivo aparente. Quizás la camarera rusa, la música rusa, la tristeza rusa, la comida rusa, el vodka ruso… No sabemos. Y es que las personas vamos siempre cargadas con nuestro llanto allí donde estemos. Tratamos de no usarlo. Como si hacerlo fuera el último recurso. Como si llorar fuera la prueba de que no hay nada que hacer con el asunto. Como si llorar fuera la muestra palpable de nuestra impotencia. Y puede que ciertamente así sea. Y lo que me pregunto es que por qué no lo hacemos más. Lo de llorar, quiero decir. No queremos mostrar nuestra impotencia. Es difícil mirar a alguien que llora sin hacerlo tú también. Y me vienen a la cabeza las imágenes de la tele en que aparecen esas mujeres llorando de desesperación porque han perdido algún hijo, en cualquiera de esas guerras interminables que cuidamos con tanto esmero para que no acaben. No puedo… es difícil mantener la mirada, es difícil no llorar con ellas. Y es que se me ocurren muchas razones para echarnos a llorar y no parar. Y se me ocurre que podíamos quedar todos a alguna hora concreta y echarnos a llorar, no de impotencia, sino de rabia. Y llorar y llorar y no parar de hacerlo. No sé cuántos litros de llanto puede generar una persona (lo miraré en Internet), pero lo suyo sería gastarlos todos. Todos a la vez. Llorar hasta deshidratarnos.

© Carlos Sarrió

Nunca debimos empezar por ahí se estrenó el sábado 23 de noviembre de 2013 en La Nave de Cambaleo (Aranjuez, Madrid). Intérpretes: Antonio Sarrió, Begoña Crespo, Eva Blanco, Julio C. García y Carlos Sarrió. Video en escena y diseño gráfico: David Ruiz. Elementos escénicos: Pablo Almeida y Gonzalo Buznego. Técnico: Francisco Ruiz. Texto y dirección: Carlos Sarrió.

PVP: 5 euros + gastos de envío

ISBN: 978-84-96523-57-9

(Comprar)

Minientrada | Publicado el por | Etiquetado , , , , , , , , | Deja un comentario

54 | Itxaso Corral Arrieta: El cráneo roto y la entraña recién nacida temblando

pliegos054_craneorotoFRAGMENTO I

es antes, antes, un poquito antes,
antes y antes y un poco antes,
justo antes y todavía un poco antes,
justo cuando vas a pero es un poco antes
y cuando te parece que ya es antes,
es un instante antes, lo justo antes,
es justo antes, donde está el ir a,
justo antes,
antes un poco antes,
es antes de ir a o de empezar a,
es justo antes
y es quedarse antes
y estar ahí justo antes.

FRAGMENTO II

Salgo a la terraza.
El sol calienta muy fuerte.
Paro
y el sol toca mi piel.
Brazos. Pies. Cabeza. Cara.
Cuello.
Y paro.
No puedo hacer otra cosa.
Esta superioridad del sol me pone en mi sitio.
No hay muchas cosas tan importantes como el sol.
Mi cuerpo se rinde ante él. Mi mente ha desaparecido.
Creo que acabo de entender
miles de años de adoraciones al astro rey,
dios sol.
Aunque se me olvidará rápido.
Quema mi piel.
No me necesita.
No hay nada más que decir. Ni hacer.
Astro rey. Dios sol.
No es misticismo.
Es la puta aplastante realidad de la luz, del calor, de la piel.
La aplastante realidad de los tamaños, las dimensiones.
Esa bola gigante ardiendo, dando vida.

Nota de la autora

Este texto y su presentación en público constituyen un nuevo intento desesperado de presencia, comunicación y vínculo, que puede tener lugar gracias al tiempo, la respiración, el afecto, la vibración, el poderío vital y el buen trato de Óscar Bueno Rodríguez, Diana Delgado-Ureña, Óscar Dasí, Carlos Marquerie, María García Vera y Arantxa Arrieta Gutiérrez.

Parte de los textos incluidos en este Pliego fueron escritos entre las nieves caídas sobre Lasierra, Álava, durante los días que pasé en Azala, espacio de creación, invitada en el proyecto Topo.

Algunos de los textos vienen de este año 2013 en el que aprendí la traición.

Otros vienen del infinito y más atrás.

Y los que quedan, de cuando en una Asturias de lluvias extraordinarias, me di cuenta de la sal, compré el primer cerebro y le canté.

Dar las gracias es importante. La amabilidad y el agradecimiento son para mí potencia, acción y posibilidad. Así que gracias a todos los que me dais instantes de buen trato y me acompañáis. Y muchas gracias a ti por leerme, y entonces, inevitablemente, acompañarme también.
© Texto e imágenes: Itxaso Corral Arrieta

El cráneo roto y la entraña recién nacida temblando, de Itxaso Corral Arrieta, se estrenó el 13 de diciembre de 2013 en el Teatro Pradillo de Madrid.

PVP: 5 euros + gastos de envío

ISBN: 978-84-96523-58-6

(Comprar)

Minientrada | Publicado el por | Etiquetado | Deja un comentario